Cerrar

es | val   

Cómo gestionar el crecimiento de tu empresa

empresas

Desde que una empresa no es más que una idea, con tal vez una sola persona trabajando en ella, hasta que inicia sus operaciones, y después crece y se convierte en una pequeña organización, que evoluciona y se hace mediana, y tal vez después gran empresa, se suceden fases diferentes, que requieren estilos de dirección distintos, y constantes actualizaciones de la estrategia inicial. En cada una de esas fases se presentan retos que hay que solucionar para continuar creciendo, o, simplemente, para subsistir. Los retos suelen ocurrir de manera escalonada, de manera que pueden ser enfrentados uno a uno.

Estrategia

Si bien la estrategia es importante, la manera como esa estrategia se implementa, es decir, la ejecución, la toma de decisiones diarias, la manera como se dirige la organización, lo es tanto o más. En el proceso de crecimiento de cualquier organización la estrategia ha de adaptarse constantemente a las nuevas condiciones del entorno. Ninguna empresa, por poderosa que sea, se libra de tener que readaptar, a veces de manera radical, sus productos a las nuevas exigencias del mercado.

Equipo

Está ampliamente demostrado que empleados con alto compromiso y satisfechos generan clientes satisfechos, y que clientes satisfechos y fidelizados generan cuentas de explotación con buenos resultados.

Financiación

El crecimiento puede traer consigo estrangulamientos financieros importantes, tanto más fuertes cuanto mayor sea la tasa de crecimiento. Estrangulamientos que pueden dar al traste con la empresa, que pagaría un precio amargo por su éxito. Sin embargo, si se es consciente del problema que se puede presentar, se prevén las futuras necesidades de tesorería mediante los instrumentos de previsión adecuados, y se busca la financiación necesaria, sin excluir la apertura a nuevos socios, no deberían suponer un freno al crecimiento.

Estructura

La estructura organizativa debe adaptarse a las necesidades cambiantes de cada momento en el proceso de crecimiento, de tal manera que se mantenga el “espíritu emprendedor” de la pequeña organización inicial, cuando esta se ha hecho grande. Alma de PYME en cuerpo de empresa grande.

¿Es imprescindible crecer?

Las empresas no tienen necesariamente que crecer para sobrevivir, el crecimiento lineal y continuo es más la excepción que la regla, y la persecución ciega del crecimiento puede llevar a comportamientos empresariales equivocados, que a largo plazo inhiban el crecimiento sano y la innovación.

  • El crecimiento entraña fases de crecimiento tranquilo, con otras de revolución y crisis, que es preciso anticipar.
  • Existen ventajas derivadas del crecimiento, pero no hay que crecer a cualquier precio. Hay que crecer en generación de valor, no necesariamente en ventas, y no solamente en valor para el accionista, criterio que puede llevar a desastrosas decisiones para el crecimiento a largo plazo. Ser mejor es más importante que ser más grande.
  • El crecimiento es el fruto de un sistema que aúna estrategias de crecimiento y su ejecución, pero que también necesita una determinada cultura de crecimiento y conductas que lo favorecen, o, por el contrario, lo dificultan.
  • Lo único común en las culturas de las empresas de alto crecimiento es la mejora continua. La constante mejora es el DNA de las empresas de alto crecimiento.
  • El rol y las responsabilidades del emprendedor deben cambiar con el crecimiento.

Consulta nuestro listado de manuales empresariales y descárgate el que más necesites para tu proyecto o empresa.

 

5
visitas hoy 1 · visitas total 1.456

Usuario: CarmenDiaz

Empresa: Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI Alcoy-Valencia)

Canal: CEEI Alcoy

Fecha publicación: 18/02/2019 17:50

Url: http://ceeialcoi.emprenemjunts.es/?op=8&n=18122

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar